Edificio Centenario, Santiago de Chile

 

El edificio Centenario, más que un estilo en sí mismo es el reflejo material de un carácter, una idea, expresada en términos de austeridad, solemnidad, solidez y transparencia.

Diseñado por el arquitecto Gonzalo Mardones V., el edificio e hito en el centro de Santiago, intenta realizar una costura de la trama urbana existente respetando la idea de fachadas contínuas que el centro de la capital tuvo.

El volumen en sí mismo se transparenta y se cierra, juega con el entrever y al ingresar todo este objeto se transforma y da paso a un patio que se abre al cielo capturando la luz, llevando adentro un pedazo de ciudad, una plaza interior. El volumen producido en el acceso da cuenta de la escala del peatón retranqueándose y haciéndose cargo del espacio público.

El elemento característico de este edificio es su concepto de “Atrio” el cual se fundamenta en este espacio central “vacío” que distribuye y articula a su alrededor todos los componentes del programa funcional. Este atrio rememora la antigua arquitectura colonial con sus patios interiores, da cuenta de la necesidad de aprovechar la luz natural y otorga al conjunto un aspecto de descubrimiento al entrar.

Es un edificio compacto que se estructura en base a dos cuerpos adosados a los edificios laterales y compuesto en base a un eje simétrico con fachadas transparentes e iluminadas eliminando las fachadas ciegas y muertas que atentan contra la belleza de la ciudad con fachadas continuas en las que se utilizaron de manera más distanciada nuestros quiebravistas Fins Hunter Douglas, los que por su composición proporcionan una inmejorable planitud a sus caras externas y una rigidez estructural asombrosa permitiendo distancias de apoyo solo en sus extremos con un peso extremadamente bajo, todo esto contraído con un material noble, con concepto de solidez y eternidad como el hormigón en su tonalidad pétrea, compartiendo con la institución este carácter solemne, austero e imperecedero.

 

Interiormente se compone de un gran vacío que lejos de no tener “nada” está en realidad lleno de luz natural, alrededor de la cual se articula el programa, a modo de dos edificios interconectados a través de un puente que miran hacia este gran vacío y que lo recorren en su perímetro. El cortasol Fins Hunter Douglas incorporado para el control solar tiene también la función de actuar como quiebravistas hacia los edificios vecinos otorgando el resguardo del calor y la privacidad del edificio.

 

ED-MUTUALIDAD-101

 

Para los cielos de áreas comunes y pasillos se utilizaron nuestros cielos Tile Lay-in Hunter Douglas, muy apropiado para este tipo de construcciones ya que una de sus grandes ventajas es su durabilidad, con un sencillo programa de limpieza y mantención tiene una vida útil prolongada. La materialidad de todos los halles de madera le otorga la calidez y nobleza de un material natural y muy propio de nuestro país.

 

ED-MUTUALIDAD-4A

 

Lo más desafiante fue resolver, primero que todo, las condicionantes urbanísticas en un área compleja, determinar el edificio y el volumen, y posteriormente, luego de definir que el concepto se extraía de este vacío articulador, proponer la mejor manera de interconectar diferentes oficios dentro del edificio, en zonas públicas, privadas, de seguridad y aspectos técnicos. Armar este puzzle fue un trabajo en comunión con la institución para ir definiendo características, roles, interconexiones y dotar al edificio de las mejores condiciones para su habitabilidad.

 

ED-MUTUALIDAD-6A

 

El extracto de la descripción utilizada fue proporcionado por Gonzalo Mardones V., arquitecto del proyecto.

 

Ver brochure Fins a pantalla completa

 

Otros Enews Destacados

Otros Enews Destacados

Hunter Douglas Chile S.A.

Contáctanos

¡Tu mensaje ha sido enviado exitosamente!
Cargando por favor espere...

Hunter Douglas Chile S.A.

Contáctanos

¡Tu mensaje ha sido enviado exitosamente!
Cargando por favor espere...